Seis riesgos por arcos eléctricos y cómo protegerse de ellos

Fecha de publicación
Cateogría del artículo Blog Automatas
Visualizaciones del artículo Leído  1708  veces
Tags del artículo

Los arcos eléctricos son un peligro real en los Cuadros Eléctricos, delimitar los posibles riesgos y cómo actuar en consecuencia es fundamental para minimizar los daños

Seis riesgos por arcos eléctricos y cómo protegerse de ellos

Los arcos eléctricos son una causa palpable del peligro en todo tipo de instalaciones eléctricas. La casuística detrás de su origen es variada, pero entre las situaciones más comunes destacan: un cuadro eléctrico deteriorado o mal dimensionado para las aplicaciones; errores durante la producción, la instalación o el mantenimiento; defectos de materiales no detectados; pequeños animales dentro del cuadro eléctrico (roedores, insectos); funcionamiento incorrecto, o un servicio insuficiente.

“Cuando la vida de las personas está en juego, toda protección es poca”, señala José Antonio Afonso, responsable del segmento Commercial Building en Eaton Iberia. “Organizaciones, instaladores, personal de mantenimiento, managers de las infraestructuras y otros agentes relacionados con las instalaciones eléctricas y la seguridad física de los edificios comerciales y residenciales tienen que conocer muy bien este tipo de fallos, entender los posibles riesgos y cómo protegerse en consecuencia para reducir esos peligros”, añade.

Eaton ha identificado seis riesgos que pueden derivarse de un arco eléctrico en un edificio o infraestructura donde el suministro eléctrico sea vital:

Riesgos de seguridad para las personas. Al producirse un arco eléctrico y un incendio, las personas quedan expuestas ante el peligro. Si la explosión es pequeña o aislada, los daños lo serán también; en cambio, una gran explosión puede provocar graves riesgos ante quemaduras severas o incluso la muerte.

Daños irreparables en la instalación. Un arco eléctrico puede destruir por completo el cuadro eléctrico. Al margen de las consecuencias económicas directas por la sustitución del mismo, la instalación o edificio estará un tiempo sin electricidad, derivando en todo tipo de pérdidas indirectas.

Importantes pérdidas financieras. El reemplazo de los cuadros eléctricos puede suponer una inversión importante y tardar incluso varias semanas. Entre los costes adicionales se pueden incluir la limpieza, la eliminación de los residuos, el apagado, los gastos de personal y los gastos legales.

Parón de la producción. De acuerdo con el Instituto Nacional para la Seguridad y Salud Ocupacional de los EE.UU.(NIOSH) en su informe Arc Flash Awareness: Information and Discussion Topics for Electrical Workers, un día de inactividad puede llegar a suponer un coste medio de 36.850€. En la situación económica y social en la que nos encontramos, esto puede suponer la ruina para pequeñas y medianas empresas.

Problemas con la continuidad del negocio. Los problemas en el negocio pueden ir desde la pérdida de pedidos y beneficios hasta un grave perjuicio en su reputación. Recuperarse de ello es costoso y requiere tiempo.

Daños al entorno y al medio ambiente. Cuando ocurre una explosión por arco eléctrico, hay posibilidad de contaminación si se interrumpe un proceso químico industrial, y las sustancias peligrosas requieren del tratamiento de residuos. Esto afecta considerablemente al entorno y al medio ambiente.

“Para evitar todos estos riesgos, aconsejo estar al día con la regulación local sobre cuadros eléctricos y contratar un mantenimiento periódico realizado por expertos. Así mismo, recomiendo contar con un sistema de monitorización de temperatura en el cuadro eléctrico y de alerta temprana para anticipar los futuros daños. Además, también es necesario incluir un sistema para la detección y extinción del arco eléctrico en caso de que se produzca”, comenta el responsable de Eaton.

ARCON, un sistema de protección contra fallos de arco eléctrico de EATON que, a diferencia de un interruptor estándar que tarda 20-50 milisegundos en reaccionar, actúa en 2 milisegundos para anular el arco y evitar la explosión. Con él se previene cualquier tipo de fallo en el sistema y asegura, al mismo tiempo, la continuidad del suministro eléctrico.




Descargas