Programador, el último eslabón en la fabricación de máquinas

Fecha de publicación
Cateogría del artículo Blog Automatas
Visualizaciones del artículo Leído  2377  veces
Tags del artículo

El programador es quien aparece en último término, haciendo frente al retraso acumulado y con el tiempo más que justo de poner en marcha la máquina

Programador, el último eslabón en la fabricación de máquinas

En el proceso de diseño y fabricación de una máquina son muchos los departamentos y personas que intervienen. Desde que el departamento comercial cierra la venta de la máquina hasta que el cliente final pulsa el botón de marcha y la máquina comienza a producir, hay un largo camino que recorrer.

En la fabricación de maquinaria podemos dividir dos grandes áreas de ingeniería, la mecánica y la eléctrica, ambas disponen de su departamento de diseño.

Si nos centramos en el departamento eléctrico, el proceso normal es que primero tenemos el desarrollo de esquemas eléctricos para a continuación comenzar la programación y la construcción del armario eléctrico. Estos trabajos son independientes de la parte mecánica.

Una vez que disponemos del cuadro eléctrico y del programa, hasta que la parte mecánica no termina su trabajo, la instalación eléctrica en máquina prácticamente no puede comenzar. Así cualquier retraso en el montaje mecánico se va acumulando.

¡ Corre que la máquina ha de salir !

Cada máquina tiene una fecha de entrega “deadline”, esa agónica cuenta atrás de días antes de llegar a la fecha X. Por lo general él último en intervenir en la máquina es el programador y casi siempre es él quien termina soportando los problemas derivados de todos los retrasos acumulados por los diferentes departamentos que han intervenido en la fabricación de la máquina.

Si en un principio dispones de 2 semanas para poder realizar la puesta en marcha (probar Entradas – Salidas, Cargar programa, comprobar funcionamiento etc) lo tendrás que realizar en una sola semana porque por el camino se han ido acumulando retrasos y la fecha de entrega es inamovible.

Al programador siempre le toca correr en el mejor de los casos, aunque también conozco compañeros programadores de máquinas que se han visto obligados a enviar máquinas sin probar por falta de tiempo y luego en casa del cliente tener que estar una larga temporada haciendo el trabajo que se debería haber hecho en casa. Esto quema mucho.

Tomate tu tiempo, disfruta de tu trabajo

Pocas ocasiones el programador dispone del tiempo necesario para poder darle un “plus” a la máquina, no solo queremos que la máquina funcione correctamente, también nos gustaría tener tiempo para poder agregar detalles, mejorar partes del programa de PLC, hacer una pantalla HMI más amigable … detalles que hacen que el programador se sienta bien con un trabajo bien hecho.

Maquinaria en serie y Maquinaria Especial

Existe una gran diferencia si eres programador en una empresa donde se produce máquinas en serie o máquinas especiales. Con las máquinas en serie la puesta en marcha es más sencilla ya que el programa lo tienes ya hecho y probado y entre máquina y máquina quizás tengas tiempo de poder ir implementando mejoras.

Con la maquinaria especial prácticamente has de probar todo de nuevo, y no siempre lo que uno programa en su oficina termina funcionando en máquina, aquí es donde el programador más sufre, ya que se necesita más tiempo.

Cualquiera que haya programado una máquina ha experimentado la sensación incómoda de estar ajustando programa (en algunas ocasiones teniendo que subsanar por programa errores de diseño) y tener rodeándote varios compañeros mirando y esperando que se obre el milagro y que la maquina quede finalizada. Así que la próxima vez que veaís un programador terminando una maquina, dejarle tranquilo y como mucho preguntarle si quiere un café.




Descargas