"Las aplicaciones 3D de hoy se quedan cortas en el futuro"

"Las aplicaciones 3D de hoy se quedan cortas en el futuro"

Jaume Homs, Iberia 3D Regional Business Manager HP 3D Multi Jet Fusion Business

¿Cuál cree que será el principal cambio que está viviendo la industria a consecuencia de la COVID-19?

La situación de emergencia sanitaria que hemos vivido ha sido una oportunidad única para que la tecnología de impresión 3D muestre su potencial. La escasez de material sanitario y la alta demanda de éste en los mercados internacionales ha hecho que esta tecnología haya sido la única alternativa para producir piezas de forma ágil y local. Sin duda, la respuesta de la impresión 3D para suplir las brechas de la cadena de suministro, aumentar la velocidad de fabricación y, además, producir lo que se necesita donde se necesita, marcará un antes y un después en la fabricación aditiva.

¿Cómo ha adaptado su firma la cartera tecnológica que ofrece al mercado para responder a este nuevo escenario?

Probablemente todas las aplicaciones en las que pensamos hoy se queden cortas en el futuro. Estamos viendo usos en multitud de sectores como el sanitario, como hemos comprobado con la crisis de la COVID-19, o en la automovilístico, que ha visto en la impresión en 3D un gran aliado para la fabricación de determinadas piezas. Y es que, a sus evidentes ventajas como costes fijos de producción, reducción del tiempo de comercialización, ausencia del stock y producción local, se le suma la posibilidad de imprimir en una amplia variedad de materiales. En este sentido, cabe destacar el primer material de propileno que ha anunciado HP para la fabricación aditiva, un material que, por su excelente resistencia química, baja absorción de humedad y durabilidad a largo plazo es ideal para una amplia gama de aplicaciones automotrices, de consumo, industriales y médicas.

¿Qué nuevas dinámicas de negocio cree que serán claves para el éxito en esta nueva normalidad mundial?

Abordar con éxito la transición de la fabricación tradicional a la digital implica contar con un proveedor que actúe como partner de negocio, que muestre total flexibilidad para adaptarse a los requerimientos del usuario, así como a posibles cambios en sus necesidades, y que disponga de un amplio porfolio de soluciones, pero también de servicios que les ayuden a acelerar este cambio estratégico, eliminando las posibles barreras económicas. En HP hemos recibido este último mensaje, al que pretendemos dar respuesta con una oferta de servicios 3D as a service, que proporcionen a las empresas la agilidad y la velocidad necesarias para su migración a la fabricación digital.