¿Cómo pueden saber las empresas qué soluciones de robótica son las más adecuadas?

Fecha de publicación
Cateogría del artículo Omron
Visualizaciones del artículo Leído  1808  veces
Tags del artículo

Omron nos muestra que aspectos hay que tener en cuenta a la hora de automatizar los procesos de producción con robots

¿Cómo pueden saber las empresas qué soluciones de robótica son las más adecuadas?

Cualquiera que desee apostar por una fábrica inteligente deberá elegir con cuidado la solución robótica adecuada. ¿Debería optar por un robot industrial o por un robot colaborativo? La respuesta dependerá siempre de sus necesidades específicas.

Según el informe World Robotics 2020 Industrial Robots Report, sobre el uso de robots industriales, la cantidad de robots industriales a nivel mundial ha aumentado un 85 % durante los últimos cinco años. A pesar de la pandemia, las cifras de ventas siguen siendo elevadas y el uso de robots está aumentando a su vez.

La cooperación entre personas y robots es un tema prioritario en la agenda de muchos directivos, que desean reducir la carga de trabajo de los empleados, aumentar la eficiencia y la seguridad, y mejorar los procesos. Pero, ¿cómo pueden saber las empresas qué soluciones de robótica son las más adecuadas? Los expertos de Omron, tienen la respuesta.

Cómo elegir un robot

“La elección dependerá de su ubicación, su enfoque de producción y sus necesidades individuales. Todo cuenta a la hora de elegir el robot más adecuado para cada empresa: el alcance, la capacidad de carga, las necesidades de movimiento, la capacidad de expansión y la interacción con tecnologías como la inteligencia artificial (IA) o el procesamiento de imágenes”, comenta Fernando Vaquerizo, European Robotics Product Marketing Manager de Omron.

Entre las preguntas que deben hacerse las plantas de producción a la hora de decidir automatizar los procesos se incluyen:

- ¿Qué productos se deben fabricar o procesar y cómo?

- ¿Qué movimientos debe realizar el robot?

- ¿Qué distancias deberá recorrer?

- ¿Sería necesario que los expertos internos o un técnico controlasen el robot?

- ¿Qué tipo de producción de piezas y rendimiento necesita? ¿Son esenciales la repetitividad o la precisión?

- ¿Es preciso integrar visión en el robot o visión para inspecciones?

- ¿Es mejor un sistema fijo o un cobot flexible?

Robots fijos contra robots flexibles

Los robots de montaje fijo ofrecen una velocidad alta, precisión, capacidad de reprogramación, seguridad y tecnología de alto rendimiento. Sin embargo, se necesitan expertos para reprogramar estos robots, que además requieren mucho más espacio. Las empresas con tiempos y ciclos de producción cortos podrían considerar más adecuados estos robots de montaje tradicional porque trabajan más rápido.



Los cobots, por otro lado, son más fáciles de usar y resultan ideales para escenarios de producción variada y de bajo volumen. Ofrecen seguridad integrada, pueden cooperar con el personal y son más flexibles y móviles. También son mucho más fáciles de programar y su software se entiende de una manera más intuitiva, por lo que no suelen ser necesarios especialistas externos. Asimismo, se pueden montar sobre estaciones o robots móviles. No obstante, para garantizar la seguridad, los cobots necesitan más despacio para trabajar, especialmente cuando funcionan en la misma área de trabajo que las personas.

Por último, las empresas deben tener en cuenta el retorno de la inversión (ROI). Los robots fijos y más complejos normalmente requieren formación y expertos externos, y a menudo necesitan hardware adicional para la ampliación de las tareas, así como algún tipo de protección (como barreras ópticas o jaulas).

Peter Lange, director de desarrollo empresarial de robótica fija de Omron Europe, afirma que “los robots industriales tradicionales suelen ser más adecuados para aplicaciones de montaje de alta velocidad y gran precisión. Los cobots son ideales para la paletización, el mantenimiento de maquinaria, la manipulación de materiales, la carga de máquinas, la recogida de pedidos, el packaging y la comprobación de sistemas. Cubren las necesidades del mercado de la robótica en situaciones en las que el robot cumple una función de asistencia, y la flexibilidad es más importante que la velocidad”.

Además, la Inteligencia Artificial está cobrando una importancia cada vez mayor en las aplicaciones con sensores en tiempo real para supervisar los dispositivos y las líneas de producción, de modo que los datos se recopilen y procesen a alta velocidad para detectar rápidamente cualquier anomalía.

“Sin embargo, no hay una única tecnología adecuada para cada aplicación. Por lo tanto, para que el plan de implantación de la robótica sea un éxito, resulta vital contar con una serie detallada de requisitos y conocer los objetivos fijos del proyecto”, concluye Lange.

Más información




Descargas