AMEC lanza la iniciativa "Positive Industry"

Fecha de publicación
Cateogría del artículo Empresas
Visualizaciones del artículo Leído  845  veces
Tags del artículo

La Asociación de Empresas Industriales impulsa un manifiesto que promueve "un sistema que potencie los sectores que le generan más progreso y que reconozca a la industria como uno de los agentes con más poder de transformación social y económica". La iniciativa está abierta a adhesiones

AMEC lanza la iniciativa "Positive Industry"

amec ha presentado el movimiento Positive Industry durante la celebración del Fórum amec 2020, que ha reunido a más de 400 directivos de la industria internacionalitzada para abordar el tema Empresa y propósito. En una declaración, los directivos de las empresas industriales reivindican la industria como uno de los agentes con más poder de transformación social y económica y consideran que su actuación debe ser en beneficio de todos los stakeholders (empleados, clientes, proveedores y comunidad). Asimismo, además de pensar en clave global, debe actuar también con un sentido local.

En la presentación, el presidente de amec, Pere Relats, ha explicado que “cambiará la percepción de las empresas” y “las viejas estructuras se derretirán y darán paso a las nuevas, mucho mejores”. En el nuevo paradigma “abandonaremos el yo, competitivo y aprenderemos a usar el nosotros, colaborativo. El cortoplazo se irá alargando en pro de un camino satisfactorio, dejaremos de hablar solo de productos y hablaremos mucho más de las personas. Olvidaremos las estructuras de control para gestionar la confianza”.

Para el presidente de amec, la situación actual no debe ser un obstáculo, sino todo lo contrario: “tenemos una visión positiva porque quien nos va a sacar de esta crisis van a ser los de siempre: personas normales con aptitudes y actitudes extraordinarias”. El director general, Joan Tristany, ha explicado que el objetivo es que “la declaración gane vida y se convierta en un movimiento reivindicativo, ilusionante y que nos aporte valor como colectivo industrial”. En este sentido, amec invita a otras empresas, entidades o instituciones a apoyar la declaración, para que sean muchas más las que compartan su propósito y objetivos con el fin de generar conciencia sobre cuál es el rumbo hacia la nueva competitividad. “El apoyo a la industria positiva debe ser una acción de muchos, y desde intereses plurales”, ha explicado el director general de amec.

amec lleva tiempo focalizado en su nuevo propósito. Por ello es partner e impulsor de BforPlanet junto con Fira de Barcelona. amec reivindica y defiende el papel de la industria en esta transformación, para la que, como ha destacado Tristany, es preciso trabajar “con visión al frente y prospectiva en el bolsillo”.

Tener propósito impacta en los resultados de la empresa

Para amec, tener propósito es un factor fundamental en la nueva competitividad, y por ello, las empresas tienen que prepararse para ser valoradas con nuevos parámetros. En este sentido, “las empresas que procuran por sus trabajadores tienen un retorno de la inversión (ROE) superior que las que no lo hacen”, ha asegurado durante el el fundador de BLab, Jay Coen, que indica que en algunos casos este retorno es hasta un 40% superior, basándose en el ranking Just Capital, que mide el comportamiento de las empresas más empleadoras del mundo. Este mejor comportamiento también se ha podido observar incluso en el primer cuadrimestre del año, en el que la pandemia ha afectado en menor medida a las empresas en lo alto del ranking, tal y como ha explicado Coen.

BLab es una organización sin ánimo de lucro con sede en EE.UU. que lidera un movimiento global que busca acelerar un cambio cultural en la forma de hacer negocios. La visión de BLab es que las empresas competirán para ser las mejores para el mundo: las mejores para los trabajadores, las mejores para las comunidades y las mejores para el medio ambiente. Para Coen, “parece que la premisa es que hacer las cosas bien cuesta más dinero y somos menos competitivos. Pero ahora ya sucede lo contrario: la preocupación es captar al mejor talento, y no lo lograremos con dinero sino con un propósito. Del mismo modo, también los clientes buscan cada vez más gastar su dinero en compañías que cuiden a sus empleados, a la comunidad y al entorno”. Más de 3.500 empresas de 70 países ya cuentan con la certificación BCorp, que mide cómo las compañías equilibran el propósito social y los beneficios económicos. Para ello incorporan un requerimiento legal por el que en la toma de decisiones deben tener en cuenta a sus trabajadores, clientes, proveedores, comunidad y medio ambiente.

BLab forma parte además del movimiento Imperative21, que reúne a 70.000 empresas de 80 países, y que se propone liderar de forma conjunta un cambio de orientación de los negocios para transformar los actuales valores del sistema capitalista. Esta iniciativa ha nacido en septiembre, mediante la proyección de sus pilares en la propia fachada del Nasdaq y en la Bolsa de Brasil.

Las empresas comparten sus experiencias sobre el terreno

El profesor y consultor de Estrategia sostenibilidad e Innovación, Josep Maria Coll, considera que el propósito “es fuente de ventaja coopetitiva porque armoniza los intereses de la organización para colaborar de forma conjunta, es un chute de energía organizacional”. Lo ha corroborado asimismo el director general de KLK, empresa dedicada a aportar soluciones a la electrificación, para quien establecer una jornada de trabajo más conciliadora, la confianza plena y la flexibilidad en toda la organización ha comportado mejores resultados: “hacer ganar a los accionistas no motiva a los trabajadores. En cambio, gracias a la motivación, hemos hecho crecer el on time delivery del 70% a 95%”, ha indicado.

Además de tener un propósito, “hay que ser coherentes y actuar en sintonía”, ha explicado la directora de Asuntos Públicos y Sostenibilidad de Danone, Laia Mas, que ha contado que la empresa es una BCorp desde 2015, produce allí donde opera localmente, trabaja para la circularidad de todo su producto, intentado el menor impacto medioambiental y haciendo llegar alimentos a quienes lo necesitan.

El propósito es muy importante para toda la organización, entre otras cosas porque “es importante tener un motivo para levantarse e ir a trabajar”, según el director general de BASF en España, Carles Navarro, que ha explicado como la empresa trabaja con el área de sostenibilidad de Inditex para mejorar los procesos y minimizar el impacto medioambiental de la producción textil y cómo ha ideado conjuntamente con Cafès Novell las primeras cápsulas biodegradables y compostables en España.

La directora general de EPPI Industries, Mireia Cammany, está inmersa en implementar el propósito en su organización: entre muchas acciones, además de actuar según sus principios, también evalúa la sostenibilidad de su cadena de valor global, de todos los proveedores y stakeholders. Según su experiencia, “todas las empresas, también las pymes con sus recursos limitados”, pueden implementar su propio propósito. Eugenia Godes, adjunta de gerencia y control de ADRASA, ha explicado que la empresa “está cambiando la idea de la química, que hasta ahora se ha relacionado con vertidos. Hacemos todo lo contrario: nuestro equipo de I+D se centra en trabajar para que mediante la química consigamos eliminar cualquier un residuo o daño al medio ambiente”.

Desde el sector del packaging Guillem Clofent, director general de Mespack, ha explicado el reto que afronta el sector en la transición hacia materiales más sostenibles: “los plásticos biodegradables, compostables, son más frágiles. La sustitución nos ha supuesto un reto tecnológico al que estamos dando respuesta, modificando nuestras máquinas para trabajar con materiales más sostenibles. Estamos dando pasos en la buena dirección”. El presidente de Comexi y expresidente de amec, Manel Xifra, ha destacado cómo “ante las disfunciones del actual sistema, el concepto de propósito ayuda a plantear una sociedad de futuro sostenible y de igualdad social”, para lo cual “es importante “crear una conciencia colectiva”.

Manifiesto Positive Industry

Defendemos una economía sólida y diversificada, donde todos los sectores se mantengan en un equilibrio fuerte y sostenible: paisajes de producción ecológica, alimentos de excelente calidad, servicios focalizados a grandes objetivos y marcas industriales y de conocimiento que son una referencia mundial.

Queremos formar parte de un sistema que potencie los sectores que le generan más progreso y que reconozca a la industria como uno de los agentes con más poder de transformación social y económica.

Somos la Industria Positiva

Somos Industria Positiva porque amamos lo que hacemos, cuidamos al equipo que nos ayuda a hacerlo y, más allá de ser empresas globales, actuamos localmente con los territorios y sociedades con los que compartimos prosperidad.

Como empresas, nos medimos por la calidad de lo que fabricamos, pero también por el valor social que aportamos.

Trabajamos para conseguir que el mundo que tenemos hoy se parezca, cada vez más, al lugar donde queremos vivir.

Los 5 principios de Positive Industry son:

ANTICIPARNOS. Actuar estratégicamente y con anticipación por el bien del ecosistema del que formamos parte.

ADAPTARNOS. Adaptarnos rápido y de la forma más amable a un entorno cambiante.

COLABORAR. Colaborar con empresas, entidades y sociedad cuando podamos contribuir al bien colectivo.

GLOCALIZAR. Entender que nuestra actuación trasciende al mundo: pensar en global pero también actuar en local.

FOCO A LA SOSTENIBILIDAD. Garantizar la sostenibilidad como el único camino para el progreso de la empresa, la sociedad y el planeta.

Más información