Formación en ingeniería tras la pandemia: hacia un modelo híbrido

Fecha de publicación
Cateogría del artículo Formacion
Visualizaciones del artículo Leído  1383  veces

Según Daniel Strandell de Sanvik Coromant, ofrecer un modelo híbrido de formación presencial y en línea a los ingenieros, independientemente de su experiencia, será clave para contar con una mano de obra cualificada en el secctor metalmecánico

Formación en ingeniería tras la pandemia: hacia un modelo híbrido

Un estudio llevado a cabo por Search Consultancy ha demostrado que el sector de la fabricación es el más afectado por la falta de personal cualificado: el 85% de las empresas sufre las consecuencias de este problema. También desde la VDMA alertan acerca de la falta de personal cualificado para la industria metalmecánica: el 40% de las empresas alemanas consultadas cree que habrá menos disponibilidad de profesionales formados.

Ante este escenario, desde Sandvik Coromant se han embarcado en un plan para "marcar la diferencia y ofrecer formación especializada a ingenieros de todo el mundo". Daniel Strandell, mánager internacional de los centros de Sandvik Coromant, explica que está haciendo la compañía para ayudar a ampliar las destrezas de los empleados del sector, muchos de ellos afectados por cierres temporales de las instalaciones que han provocado que la fuerza laboral haya estado "sin sumar experiencia ni recibir formación esencial". ¿Es posible una formación de calidad en la era del COVID? Para Sandvik Coromant, si es conectada, sí.

"Algunas instalaciones, como los centros de Sandvik Coromant, son esenciales para ofrecer a los ingenieros una formación práctica exhaustiva que, luego, las empresas pueden aplicar a sus propias operaciones. Por ello, aunque los centros permanecieron cerrados al público, Sandvik Coromant evolucionó los planes de formación al terreno virtual, poniendo en marcha una serie de seminarios web, sesiones de formación centradas en productos y demostraciones en directo por videoconferencia", explica Daniel Strandell, aunque reconoce que no todo puede ser digital: "las empresas —sobre todo las del sector de la fabricación— deben organizar formaciones presenciales para permitir una progresión real. Y no solo deben centrarse en su plantilla actual".

A consecuencia de la pandemia, muchos ingenieros de la industria han estado meses sin sumar experiencia ni recibir formación esencial

Porque si bien es cierto que invertir en la formación de los empleados en plantilla es clave, la industria no debe perder de vista a las nuevas promociones de ingenieros. Un informe de 2020 publicado por EngineeringUK señaló que casi el 50% de los adolescentes entre 11 y 19 años sabe poco o casi nada sobre qué hace un ingeniero. Asimismo, la pandemia también ha retrasado la edad a la que la gente inicia su andadura en el mercado laboral: según BAE Systems, más del 40% de los jóvenes entre 16 y 24 años encuestados en Reino Unido ha puesto en standby sus planes laborales hasta que la crisis de la COVID-19 sea cosa del pasado.

Con el fin de apoyar a los futuros ingenieros, Sandvik Coromant colabora activamente con escuelas y universidades para ofrecer a los estudiantes formación en tecnologías básicas de corte de metal. Por ejemplo, la empresa ha trabajado con el Instituto Politécnico Rensselaer (EE. UU.) para producir partes de un coche de carreras para una competición universitaria. En el marco de esta colaboración, Sandvik Coromant asesoró sobre qué herramientas elegir para los componentes de aluminio de calidad aeroespacial del coche, así como sobre las técnicas de mecanizado adecuadas y sobre cómo eliminar correctamente el material. Sandvik Coromant también ofrece diferentes programas de formación que permiten a los jóvenes trabajar dos semanas en la empresa y, si ya han finalizado sus estudios, ampliar el periodo a seis meses.

"Aunque los recursos virtuales ayudan a salvar temporalmente el problema, las instalaciones como los centros de Sandvik Coromant sumergen al visitante en un entorno de producción real, lo que supone un valioso método formativo. Si nos fijamos en cómo han afectado los últimos 18 meses a la formación de los ingenieros, queda patente que la brecha de competencias se ha agrandado. En el futuro, ofrecer un modelo híbrido de formación presencial y en línea a los ingenieros, independientemente de su experiencia, será clave para contar con una mano de obra cualificada".

Descargas