Cinco claves para atraer y gestionar talento industrial en 2020

Fecha de publicación
Cateogría del artículo Mercado
Visualizaciones del artículo Leído  1227  veces

atSistemas señala que los nuevos modelos de liderazgo, el lenguaje de las organizaciones, la responsabilidad individual, la sostenibilidad y la plenitud a través de las maneras de trabajar, determinarán la gestión de los equipos.

Cinco claves para atraer y gestionar talento industrial en 2020

Las empresas industriales tendrán que plantearse seriamente la necesidad de impulsar departamentos específicos de Cultura y Personas en sus organizaciones este 2020. Así se desprende del análisis realizado por atSistemas que apunta que la transformación cultural, los nuevos hábitos de consumo y las nuevas tecnologías influyen en un mercado laboral abocado a adaptarse a una nueva mentalidad de los candidatos, que demandan más responsabilidad y empoderamiento, diálogo bidireccional con la organización, ser partícipes y modelos retributivos más flexibles. Atrás quedan los recursos humanos, bienvenida la gestión de personas.

"En este contexto, y debido al proceso de transformación digital de las compañías, la atracción y fidelización de profesionales cualificados es uno de los asuntos más difíciles de llevar a cabo", explican. "En el sector digital las reglas de la oferta y de la demanda se han tornado 360º para convivir en la ‘economía del talento’, donde son los candidatos quienes ofertan su talento y las empresas quienes se esfuerzan en dar a conocer una propuesta de valor relevante, conectada con las necesidades y expectativas del candidato”, apunta Juan Martínez Díez, director de desarrollo de personas y talento en atSistemas, consultora tecnológica 100% española, que cuenta con más de 1.400 profesionales en España.

atSistemas ha analizado las tendencias en gestión de talento más importantes para 2020, cómo atraerlo y algunos consejos para fidelizarlo:

#1 Nuevas relaciones de liderazgo. Los profesionales demandan una nueva relación de los líderes con el equipo. Los nuevos modelos de liderazgo estarán dirigidos a reforzar la experiencia laboral, a través de mayores espacios de escucha y debate, y un feedback orientado hacia el aprendizaje. De esta manera cada profesional tendrá la oportunidad de contar con su propio espacio e tinerario de crecimiento y desarrollo.

#2 El lenguaje de las organizaciones. Cada uno de los profesionales que forman parte de una compañía mantiene un diálogo constante con la organización. Esta conversación dependerá del momento laboral en el que se encuentre: desde el onboarding y las revisiones salariales, hasta las promociones o la gestión de una baja. La importancia de los mensajes, las maneras y las reglas implícitas en cómo cada organización “habla” en cada uno de ellos hacia las personas, es determinante.

#3 Responsabilidad individual. Las organizaciones buscan atraer aquellos perfiles cualificados, capaces de hacerse responsables de sí mismos y que hacen un uso proactivo de los medios y las oportunidades a su disposición. A su vez, los propios profesionales también adoptarán positivamente esta confianza depositada como una herramienta de autonomía laboral, y tendrá un impacto positivo en la productividad y la fidelización.

#4 Sostenibilidad y bienestar en el trabajo. Las personas que trabajan en la organización demandan cada vez más bienestar en el trabajo y trabajar por la sostenibilidad desde el impacto que generan en los entornos donde están presentes. Este es uno de los puntos clave para las empresas, ya que afecta directamente a su productividad y éxito. Por eso desde los departamentos de Cultura & Personas de las compañías han comenzado a incorporarse técnicas para mejorar la atención y reducir el estrés, mejor gestión de las agendas, desconexión digital, flexibilidad horaria y opciones de teletrabajo, espacios adaptados a las nuevas formas de trabajar ágiles, y las posibilidades que ofrecen las tecnologías para acercarnos a metodologías de trabajo más flexibles y eficientes.

#5 De la ‘Felicidad’ hacia la ‘Plenitud’ a través de las maneras de trabajar. La felicidad es una actitud individual que, incluso en las circunstancias más adversas, ayuda a las personas a sentirse bien interiormente. En el ámbito profesional las organizaciones buscan fomentar esta actitud para que la experiencia a través del trabajo sea más plena. De esta manera cada profesional aportará el valor intrínseco que posee en la medida en la que las propias políticas de la organización, las relaciones de liderazgo y la forma de trabajar lo permitan e impulsen.