La transición energética será motor de crecimiento para la industria de la máquina-herramienta

Fecha de publicación
Cateogría del artículo Mercado
Visualizaciones del artículo Leído  1391  veces

El sector de la energía no ocupa actualmente un lugar destacado en las ventas de máquinas herramienta. Sin embargo, a consecuencia del cambio de modelo, se espera que este segmento crezca un 3,6% hasta 2040, lo que está significativamente por encima del crecimiento global de la machine tool

La transición energética será motor de crecimiento para la industria de la máquina-herramienta

Un reciente estudio reciente de la VDW (Asociación Alemana de Constructores de Máquinas Herramienta) en cooperación con la consultora Strategy Engineers, con sede en Múnich, apunta a la gran oportunidad que tiene la industria de la máquina herramienta gracias a la evolución de los modelos de producción energética. Tal y como informan los investigadores, hay una serie de áreas prometedoras para la industria que incluyen la producción: de cajas de engranajes y rodamientos para la energía eólica, componentes centrales como compresores, bombas y válvulas para electrólisis, o la fabricación de pilas de combustible o bombas de calor.

El objetivo del estudio fue examinar las oportunidades y los desafíos que están surgiendo para la industria de las máquina-herramienta como resultado de la transición energética. El estudio analiza toda la cadena de valor de la energía de la electricidad, desde la generación, pasando por la distribución y el almacenamiento. La energía renovable tiene un papel central. También se consideran el hidrógeno, las pilas de combustible fijas y móviles, las bombas de calor y la recuperación y el almacenamiento de carbono. "El gobierno alemán ha declarado su intención de acelerar el proceso de transición energética, lo que ha aumentado significativamente la presión. Se necesitan mayores esfuerzos para combatir el cambio climático provocado por el hombre. Al mismo tiempo, la guerra en Ucrania está ilustrando drásticamente lo importante que es liberarnos de nuestra dependencia de los combustibles fósiles", dice Franz-Xaver Bernhard, presidente del VDW. "El estudio proporciona orientación oportuna sobre lo valioso que vale que los fabricantes de máquinas herramienta amplíen su base de clientes para incluir la industria energética", añade Bernhard.

El sector de la energía es responsable de una cuarta parte de las emisiones de CO2. Por lo tanto, tiene un papel importante que desempeñar en la reducción de los contaminantes. Muchos países industrializados se han comprometido con el objetivo de limitar el calentamiento global a 1,5 grados para 2050, pero se requerirá una inversión masiva para lograrlo. Las soluciones clave incluyen la expansión de las fuentes de energía de bajas emisiones, la mejora de la red eléctrica y el desarrollo de una economía del hidrógeno.

En este contexto, se están haciendo grandes inversiones en tecnologías de cero emisiones como la energía solar y eólica, así como en tecnologías facilitadoras para la transición energética, como la expansión de la red eléctrica, la reducción de las emisiones de carbono (CCUS), el establecimiento de una economía de hidrógeno y las bombas de calor.

El desarrollo de fuentes de energía renovables (energía eólica, energía solar, energía hidroeléctrica) representa actualmente 288.000 millones de euros de inversión, una cifra que aumentará a 569.000 millones de euros para 2040. Este nuevo entorno de producción energética provocará una mayor volatilidad del suministro. Como resultado, la inversión en la red eléctrica aumentará de alrededor de 220.000 millones de euros en la actualidad a más de 600.000 millones de euros en 2040.

Del mismo modo, se espera un gran crecimiento en el desarrollo de una economía del hidrógeno y en la expansión de las tecnologías de captura/almacenamiento de carbono, incluidas las tecnologías de potencia a X, donde la voluntad política de promover las tecnologías será crucial.

El desarrollo de fuentes de energía renovables (energía eólica, energía solar, energía hidroeléctrica) representa actualmente 288.000 millones de euros de inversión, una cifra que aumentará a 569.000 millones de euros para 2040

Existe una gran demanda de "tecnologías de transición", como las centrales nucleares y de gas, para garantizar la capacidad de carga básica y máxima, y una necesidad indiscutible de su posterior desarrollo. La inversión en estas tecnologías dependerá en gran medida de la evolución política regional. Habrá una disminución significativa en todo el mundo en la inversión en tecnologías intensivas en emisiones, como la generación de energía de carbón, para 2040.

Una producción mayor y más variada

"Pero eso no es todo; la variedad de aplicaciones y tecnologías hace necesario considerar las áreas individuales en detalle para identificar las áreas potenciales de uso de máquinas herramienta", explica Bernhard. El estudio VDW lo hace analizando la demanda de las máquinas herramienta necesarias para mecanizar los componentes relevantes en los segmentos individuales. Los componentes metálicos que implican un alto grado de mecanizado y tienen tolerancias exigentes y demandas de calidad de la superficie son necesarios especialmente para la conversión mecánica en centrales eléctricas de gas, vapor y agua, así como en turbinas eólicas y sistemas de almacenamiento de volantes de inercia.

En consecuencia, el mayor potencial lo ofrecen los componentes de turbinas eólicas que implican una sofisticada caja de cambios, un sistema de seguimiento y procesos de producción de gran tamaño. Esto se ve reforzado aún más por la tendencia hacia plantas cada vez más potentes. También es relevante la construcción de turbinas de gas para la generación de energía en centrales eléctricas de gas y vapor. Por último, se requieren grandes volúmenes de muchos componentes periféricos superpuestos (como bombas, compresores, generadores, rodamientos, válvulas, tanques y tuberías).

Las bombas de calor utilizadas para calentar edificios son de particular interés debido a los grandes volúmenes involucrados. En el futuro, el enfoque se centrará en componentes para la expansión de la economía del hidrógeno, como compresores y placas terminales de pila para electrólisis, y pilas de combustible móviles y estacionarias. Más allá de la generación, el almacenamiento y la distribución de energía en sí, el potencial también radica en la tecnología de automatización para la producción de módulos fotovoltaicos, pilas de batería y pilas de combustible o electrólisis. Los requisitos de distribución de energía, por ejemplo, en vehículos de transporte o buques especiales, así como las máquinas para la producción de componentes para la implementación del plazo de entrega de energía completan la demanda.

En general, el sector de la energía no ocupa actualmente un lugar destacado en las ventas de máquinas herramienta. Sin embargo, el crecimiento real proyectado del 3,6% de este segmento hasta 2040 está significativamente por encima del crecimiento promedio del mercado mundial a largo plazo de las máquinas herramienta (1,1 por ciento). "El estudio muestra que el considerable crecimiento previsto para la industria energética hasta 2040 ofrece un claro potencial para los fabricantes", resume el presidente de VDW, Bernhard. "Vale especialmente la pena que las empresas que ya están activas en la industria energética y/o buscan diversificar su base de clientes consideren cuidadosamente los resultados del estudio. Proporcionan información valiosa que no está disponible en ningún otro lugar con este nivel de detalle", concluye.

Descargas